Prescripción enfermera en Cataluña

En la actualidad un enfermero o enfermera no puede recetar medicamentos a un paciente, ya que desde el estado se considera que es preciso que dichos medicamentos hayan sido previamente prescritos por un médico, así como la forma de administrarlos u organizarlos por parte del colectivo de enfermería.

La Generalitat de Cataluña, que ya se reveló contra esta orden en el pasado ante el Tribunal Supremo, vuelve de nuevo a la carga con el fin de que esta prohibición quede eliminada bajo un adecuado proyecto de decreto encargado de establecer el cómo y el cuándo hacerlo, entre otras cuestiones.

El decreto, presentado por el Conseller de Salud de Cataluña, Antoni Comín i Oliveres, contempla que enfermeras y enfermeros puedan seguir prescribiendo medicamentos no sujetos a receta médica, como venía haciéndose hasta ahora, pero también otra serie de medicamentos más complejos que sí la necesiten. Eso sí, dichas prescripciones sujetas a receta tendrán que responder a unos historiales y diagnósticos previamente establecidos por el médico.

Tanto la enfermería generalista, como aquella sujeta a una especialidad concreta, deberán añadir a sus formaciones algunas horas más de estudio y formación que les permitan realizar este tipo de prescripciones con y sin receta y sin la supervisión necesaria del médico, algo que ya es posible en la actualidad y tras la ordenación del Real Decreto de 2015 que pasó a limitar las actividades de enfermeros y enfermeras en España, pero que les supone a los interesados nuevas y amplias horas de estudio. En concreto, para los enfermeros/as generalistas el estado establece como necesarias unas 180 horas adicionales, y para los especialistas unas 360 aproximadamente. Según este decreto, una de las novedades en cuanto a la formación podría ser la posibilidad de formarse debidamente a través de créditos de masters, una buena medida que de implementarse se podría poner en marcha con rapidez gracias a las diferentes Escuelas y academias que imparten cursos de enfermería online o presenciales.

El polémico Real Decreto del año 2015

Antoni Comín, que ha manifestado su parecer de forma clara en contra de esta prohibición y limitación de poderes al colectivo de enfermeros, afirma que hasta el año 2015 ya venían realizándose este tipo de actuaciones, que se vieron interrumpidas tras la publicación del citado Real Decreto a finales del año 2015, y que supuso la paralización de las mismas bajo la amenaza de sanciones penales y consecuencias judiciales. Ver noticia en Tuindemnización.com

Pero el debate sobre la idoneidad de que las enfermeras y enfermeros puedan prescribir también medicamentos sin receta no cesa, y son muchos los médicos que no comparten la necesidad de que esto suceda, puesto que consideran que la formación que tiene este colectivo no es ni con mucho la necesaria para poder hacerlo.

En este sentido, el Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (o CCMC) ha indicado su descontento ante la propuesta de acabar con la prohibición que ha presentado el Consejo de Salud de la Generalitat de Cataluña, avisando de que tomarán las medidas oportunas para que no se llegue a llevar a cabo, y asegurando que la propuesta presentada por Antoni Comín no garantiza ni acredita en ningún caso la necesaria formación especializada que deberían recibir todos aquellos enfermeros y enfermeras interesados en poder prescribir con y sin receta. Del mismo modo, aseguran que no es el Real Decreto de 2015 el que ha venido a cambiar la forma de trabajar de la enfermería con respeto a los medicamentos, ya que la denominada Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias ya establece que los tratamientos son competencia única y exclusiva de los médicos.

Una polémica que está lejos de resolverse por el momento, pues el Gobierno catalán asegura que la propuesta del decreto creado para acabar con la prohibición de que los tratamientos sean puestos al paciente de forma exclusiva por los médicos, fue elaborada gracias a la opinión y al consenso del Colegio de Médicos y el de Enfermeros, junto a otros especialistas.

De ir hacia adelante y aprobarse este decreto presentado por el Consejo de Salud del gobierno catalán, tan solo se trataría de una autorización de ley para poder actuar en la región, al margen de la ley estatal establecida por el Partido Popular en 2015 que establece como necesaria, en todos los casos, la supervisión y decisión médica. Uno de los ejemplos más relevantes de la propuesta, es aquel que permitiría al personal de enfermería sanitaria ajustar las dosis necesarias de insulina a un paciente diabético, conforme a los protocolos necesarios y con la formación requerida al día. Aun así no todo está permitido y contemplado bajo este decreto, ya que tratamientos como las vacunas quedan por completo fuera de la prescripción por parte de la enfermería.

Enfermeras y médicos en Cataluña parecen estar divididos ante este tema de la prescripción de fármacos a los pacientes, y parece quedar aún tiempo para que el dilema se resuelva. Por su parte, el Consejo de Colegios de Enfermeras y Enfermeros de Cataluña ya ha manifestado a través de un comunicado oficial, publicado el pasado mes de Junio, su satisfacción y acuerdo con la medida presentada por el Conseller Antoni Comín.